Cordyceps militaris, extracto líquido, bidón 18.9Lts

$34,020.00

El Cordyceps militaris es un hongo medicinal que se ha utilizado en la medicina tradicional asiática durante siglos debido a sus propiedades antifatiga, antioxidantes, antiinflamatorias y adaptógenas.

Categoría: Etiqueta:
Recibí un 17% de descuento a partir de la compra de 6 unidades.

El Cordyceps militaris es un hongo medicinal que se ha utilizado en la medicina tradicional asiática durante siglos debido a sus propiedades antifatiga, antioxidantes, antiinflamatorias y adaptógenas. También se ha estudiado por su potencial para mejorar la función inmune, tratar enfermedades metabólicas y prevenir el cáncer. Algunos de los beneficios que se le atribuyen al cordyceps militaris son :

 

- Mejora la resistencia y la capacidad de ejercicio, ya que aumenta la producción de ATP, una molécula que almacena y libera energía en las células.

- Reduce la inflamación, ya que inhibe la producción de óxido nítrico y prostaglandinas, que son mediadores inflamatorios. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas de enfermedades como el asma, la artritis o la colitis.

- Mejora la función respiratoria, ya que dilata los bronquios y aumenta la capacidad pulmonar. Esto puede beneficiar a las personas con enfermedades respiratorias crónicas como la EPOC o la fibrosis quística.

- Aumenta la libido, ya que mejora el flujo sanguíneo y la producción de testosterona. Esto puede mejorar el deseo sexual y el rendimiento tanto en hombres como en mujeres.

- Mejora la función renal y hepática, ya que protege estos órganos del daño oxidativo y previene la acumulación de toxinas. Esto puede ser útil para tratar la hepatitis B, la insuficiencia renal o la cirrosis.

- Potencial para reducir los niveles de colesterol, ya que inhibe la síntesis de colesterol en el hígado y aumenta su eliminación por las heces. Esto puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares como la aterosclerosis o el infarto.

- Potencial para tener efectos anticancerígenos, ya que induce la apoptosis (muerte celular programada) de las células tumorales e inhibe su proliferación y angiogénesis (formación de nuevos vasos sanguíneos). Esto puede potenciar el efecto de los tratamientos convencionales como la quimioterapia o la radioterapia.